Gluten y fibromialgia

Mucho se habla sobre el gluten, lo escuchas por aquí y por allá.  Pero y ¿qué es el gluten?

El gluten es una proteína contenida en el trigo, pero aunque muchas personas piensan que es exclusiva de él, en realidad no lo es.

También está presente en el centeno, la espelta, la cebada y la avena.

Esta proteína es la que le da la característica elasticidad y consistencia a la masa del pan y de la pizza, así como la textura aireada de las tortas.

 

¿Es bueno o malo el gluten?

En realidad no es bueno ni malo.  Hay muchos mitos alrededor del consumo de gluten.

Pero es cierto ¿qué todos deberíamos comer sin gluten? En realidad no.

Sólo hay dos condiciones en las cuales está indicada la erradicación del gluten de la dieta.

 

Enfermedad celíaca o celiaquía

Es una enfermedad en la que se genera una reacción alérgica al gluten.

El cuerpo empieza a atacarse a sí mismo, dañando el revestimiento del intestino e impidendo que este pueda absorber algunos nutrientes.

Al producirse este daño, estas personas ya no podrán digerir adecuadamente el gluten.

Así los síntomas que experimentan son secundarios a la imposibilidad de digerir esta proteína, causando a largo plazo compromiso del estado general de la persona.

Habrá diarrea, pérdida de peso, distensión abdominal, anemia y fatiga.

Es importante aclarar que esto no significa que todo aquel que tenga estos síntomas sufre de celiaquía, se debe confirmar por medio de exámenes sanguíneos específicos y biopsia que corrobore el diagnóstico.

En estas personas, en quienes se confirma el diagnóstico, es indispensable el retiro completo del gluten de la dieta, sólo de esta forma se recupera la cubierta del intestino y ceden los síntomas.

 

Sensibilidad al glúten no celíaca

Hay otro grupo de personas que experimentan síntomas similares a los de la enfermedad celíaca, pero sin compromiso del estado general, es decir sin pérdida de peso ni expresiones carenciales como la anemia.

Así que síntomas sugestivos pero con pruebas de celiaquía negativas, se conoce como sensibilidad al gluten no celíaca.

Estas personas experimentan mejoría de los síntomas al suspender el gluten.

Esta entidad clínica no tiene ningún método de diagnóstico específico, lo que se hace es una prueba de eliminación del gluten de la dieta.

Si los síntomas desaparecen por completo al eliminar el gluten, se confirma el diagnóstico.

Pero si no hay mejoría o esta ocurre de forma parcial, es necesario considerar otro tipo de intolerancias con síntomas similares, como son la intolerancia a los lácteos o a algunos azúcares de la dieta.

Da click aquí para leer más sobre Dieta y fibromialgia

¿Qué pasa si suspendo el gluten?

Si tienes enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten no celíaca, lo que va a pasar, es que los síntomas van a desaparecer al suspender el gluten.

Pero si decides abandonarlo, sin tener ninguno de estos dos diagnósticos, ¿Qué pasará?

¿Recuerdas la frase “lo que no se usa se atrofia“? Eso mismo es lo que te va a ocurrir.  Si dejas de consumir gluten, el cuerpo dejará de producir las sustancias que se requieren para su digestión, llevándote a una intolerancia.

Y así la próxima vez que lo consumas, tendrás todos los síntomas de la sensibilidad al gluten no celíaca; pero habrás sido tú quien la haya causado.

Adicionalmente, los alimentos que contienen gluten son una importante fuente de fibra vegetal y de nutrientes de los que carecen los libres de gluten.

Así que a todas luces comer sin gluten no significa comer más saludable, solo hace parte del tratamiento no farmacológico de algunas enfermedades y siempre debe hacerse de la mano de tu médico y ojalá con el acompañamiento de nutricionista.

Gluten y fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad multisintomática y dentro del amplio espectro de síntomas que conlleva, se encuentran también los gastrointestinales.  Entre ellos están distensión abdominal, gases, náuseas, diarrea o estreñimiento, entre otros.

Al ver que algunos pacientes referían que se sentían un poco mejor de estos malestares digestivos, así como de otros asociados a la fibromialgia, al suspender el gluten, los investigadores decidieron indagar un poco más acerca de esto.

Los estudios encontraron que en estos pacientes, el gluten se comporta como un exacerbador de los síntomas propios de la fibromialgia, entre ellos el dolor; al mismo tiempo que era la causa de los malestares digestivos.

Los investigadores concluyeron que se trata de una sensibilidad al gluten que aparece de forma concomitante con la fibromialgia.

No han encontrado que el gluten sea el causante de la fibromialgia o que la fibromialgia cause intolerancia al gluten, sino que se trata de dos enfermedades diferentes que aparecen de forma simultánea en algunas personas.

Sígueme en Fibromialgia – Información y noticias

Te invito a hacer parte de Fibromialgia Grupo de Apoyo  

Fuentes:
(1) ISASI, Carlos, et al. Fibromyalgia and non-celiac gluten sensitivity: a description with remission of fibromyalgia. Rheumatology international, 2014, vol. 34, no 11, p. 1607-1612
(1) MCKENNA, Timothy. The prevalence of celiac disease in patients with fibromyalgia. Clinical and Health Affairs, 2019 p. 43-46.

COMPARTE

Deja un comentario